Clicky

La Junta Directiva de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional decidió suspender a los jugadores Luis Sanz y Alfredo González, de Leones del Caracas, así como a Rangel Ravelo y Tiago DaSilva, de Cardenales de Lara, por los incidentes del pasado 31 de agosto, en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez.

Las penalidades estuvieron sustentadas en la violación del artículo 21.2 del Código de Ética y Disciplina de la LVBP.

Sanz y González fueron suspendidos por cuatro juegos cada uno, mientras que Ravelo no podrá estar con su equipo durante tres desafíos continuos y DaSilva por uno.

Los managers Alfredo Pedrique y Luis Dorante fueron amonestados.

Las apelaciones a las medidas disciplinarias deben producirse en las próximas 24 horas.

La gerencia de Lara informó que sus jugadores acatarán el castigo a partir de hoy.

OTROS PROCEDIMIENTOS

• El receptor de las Águilas, Francisco Arcia, fue suspendido por un juego, tras violar el artículo 21.1 del Código de Ética y Disciplina de la LVBP, durante el partido entre Zulia y Bravos de Margarita, el pasado 31 de octubre.

• Los árbitros David Arrieta, Luis González, Raúl Moreno, Jhonatan Biarreta y Derek Mollica recibieron amonestaciones por no apegarse a las “condiciones técnicas de procedimiento para la revisión de llamadas de umpires”.

Publicado en League News

Durante el mes de noviembre, la Fundación Miguel Cabrera realizará un evento deportivo llamado MiggyBall24, dirigido a niños y niñas entre 8 y 10 años, que practiquen beisbol y deseen pasar un rato ameno, divertido, a través del deporte y demostrando sus habilidades en la práctica de esta disciplina.

Bajo la premisa de Miguel Cabrera “TRABAJO DURO, SUEÑA EN GRANDE Y AYUDA A OTROS”, MiggyBall24 se realizará en tres ciudades del país, Valencia, Caracas y Maracay.

600 niños tendrán la oportunidad de participar en la actividad. Serán divididos en 200 por cada ciudad y posteriormente serán seleccionados 30 para disputar una gran final.

Por ello, la fundación de Miguel Cabrera invita a participar a los niños entre 8 a 10 años, en el “MiggyBall 24, edición 2015”. Allí podrán demostrar sus destrezas y habilidades para la ejecución de las cinco herramientas del beisbol, como lo son poder (bateo), habilidad (bateo), fildeo, lanzamiento y velocidad (correr las bases).

Los niños podrán registrarse en Valencia, contactando a la Fundación Magallanes de Carabobo; en Caracas por medio de la Alcaldía de Baruta, y en Maracay a través de la fundación Tigres de Aragua, ubicada en el mismo el Estadio José Pérez Colmenares, en el horario de atención de 2:00 pm a 4:00 pm.

El 7 y 8 de noviembre, a partir de las 11:00 am, 200 niños de Valencia, dirán presente en el Estadio José Bernardo Pérez. Los asistentes serán divididos en dos grupos, 100 para el día sábado y 100 para el día domingo.

Ángel Polanco, hermano de la esposa de Miguel Cabrera y director general de la Fundación para Latinoamérica, expresó: “Este 2015, daremos inicio al evento MiggyBall 24, auspiciado por la fundación, y con el que se espera fomentar la práctica del beisbol, bajo un formato recreativo para impulsar valores como la sana competencia y trabajo en equipo y mejorar la calidad de vida de las comunidades a través del deporte, por ello nos amparamos en nuestro slogan ‘TRABAJO DURO, SUEÑA EN GRANDE Y AYUDA A OTROS’, porque ese es la idea y la motivación que llevó a Miguel a realizar este proyecto y poco a poco iremos creciendo y fortaleciendo esta iniciativa”.

MiggyBall24, también se realizará en Caracas, específicamente en el Estadio de Beisbol de Santa Paula, los días sábado 14 y domingo 15 de noviembre.

Posteriormente los días 20 y 21 de noviembre, el Estadio José Pérez Colmenares de Maracay albergará el evento. El 22 se realizará una gran final en dicho recinto deportivo, donde asistirá el “Tigre Mayor” Miguel Cabrera.

Todos los niños recibirán medallas y los ganadores recibirán una tarjeta para insumos escolares y un trofeo.

El 22 de noviembre, como cierre de este evento y, en el marco de los 70 años de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, Miguel Cabrera exhibirá su Triple Corona a los venezolanos en el Museo de Beisbol – Salón de la Fama, en el Sambil Valencia.

Luego, el 28 de noviembre, llevará la Triple Corona al lugar donde creció como jugador: el Estadio José Pérez Colmenares, sede de los Tigres de Aragua.

CALENDARIO DEL MIGGYBALL 24

• Valencia: Estadio José Bernardo Pérez, 7 Y 8 de Noviembre, desde las 11:00 am.

• Caracas: Estadio de Béisbol de Santa Paola, 14 y 15 de Noviembre, desde las 10:30 am.

• Maracay: José Pérez Colmenares 19, 20 y 21 de Noviembre, desde las 10:30 am.

Publicado en League News

Rangel Ravelo desplegó una tórrida ofensiva, entre el 26 octubre y 1° de noviembre, para llevarse la distinción de Jugador de la Semana.

El cubano, de Cardenales de Lara, ligó .818 de promedio (11-9), con un doble, un jonrón y seis remolcadas, en cuatro juegos. El inicialista y jardinero alcanzó 13 bases con sus batazos, negoció seis boletos por apenas un ponche, para dejar un OBP de .889 y un slugging 1.182, que le ayudó a elevar su OPS a un astronómico 2.071, el mejor durante la cuarta semana de la primera vuelta del campeonato.

La designación de Ravelo rompe con la hegemonía de los peloteros de Leones del Caracas, que ganaron las distinciones de las tres primeras semanas de la eliminatoria y la última de la campaña 2014-2015 (Shunsuke Watanabe, Henry Urrutia, Cory Riordan, Dixon Machado).

Es la primera vez que un pelotero de Lara gana el galardón desde que lo hizo patrullero Paulo Orlando (cuarta semana, 27 de octubre al 02 de noviembre de 2014).

Ravelo, que actúa por primera vez en la LVBP, recibió el 80% de los votos que emitieron los representantes de la prensa acreditada para cubrir las incidencias del circuito.

Jairo Pérez, de Cardenales, y José Pirela, de las Águilas del Zulia, también fueron tomados en cuenta en la selección.

Ravelo solo participó en cuatro encuentros, tras salir lastimado durante la trifulca del sábado, en el juego contra Leones.

LISTADO DE GANADORES

• Primera Semana (7 al 11de octubre) Henry Urrutia, OF, Leones del Caracas

• Segunda Semana (12 al 18 de octubre) Cory Riordan, P, Leones del Caracas

• Tercera Semana (19 al 25 de octubre) Dixon Machado, SS, Leones del Caracas

• Cuarta Semana (26 de octubre 1° de noviembre) Rangel Ravelo, 1B-OF, Cardenales de Lara

Publicado en League News

Hay familias del béisbol que todos en Venezuela reconocen.

Están los Carrasquel -- encabezados por Alejandro y Alfonso -- y los Davalillo -- Víctor y Pompeyo. No olvidemos a Antonio Armas, Tony Armas Jr. y Marcos Armas.

Los Escobar de Venezuela están en la memoria de todos gracias al campocorto de los Reales de Kansas City Alcides Escobar. Son el orgullo de La Sabana, Estado Vargas.

El infielder Ángel Escobar jugó para los Gigantes en 1988 y José Escobar, campocorto, hizo su debut en las Mayores con los Indios en 1991. También tenemos al pitcher Kelvim Escobar, quien hizo su debut en Grandes Ligas con los Azulejos en 1997 y el pitcher Edwin Escobar, quien lanzó en las Mayores con los Medias Rojas en 2014.

Alcides jugó en su primer partido de Grandes Ligas en 2008, formando parte de los Cerveceros de Milwaukee.

"Somos una familia que ama el béisbol", dice Alcides. "Está en nuestra sangre".

Publicado en League News

Hasta cuatro veces recibió fouls que rebotaron en su máscara, clavícula y los dedos. Pero Salvador Pérez se mantuvo jugando, como si fuera uno de sus indestructibles muñecos a prueba de choques.

Ningún moretón o achaque fue demasiado doloroso como para que el receptor venezolano de los Reales de Kansas City no pudiera superarlo.
No solo sirvió de guía del cuerpo de lanzadores, sino que bateó para .364 (8 de 22) al ser consagrado como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial tras la victoria el domingo 7-2 en 12 innings sobre los Mets de Nueva York en la madrugada del lunes.

"Como digo siempre, creo que esto es parte de mi trabajo. Recibir un foul, un wild pitch", dijo Pérez.

El año pasado contra San Francisco, Perez pegó un elevado de foul que fue atrapado por el tercera base Pablo Sandoval para el último out de la final de la Serie Mundial, cuando tenía la carrera del empate esperando remolque en la tercera base.

"En 2015, Kansas City es el número uno", dijo Pérez, con su trofeo brillando al lado. "¿A quién le importa lo que pasó el año pasado?"

Este año, su rodado por primera base remolcó la carrera del empate en el noveno inning, en el que los Reales remontaran una desventaja 2-0.. Después pegó un sencillo para abrir el 12mo episodio, dejando la mesa servida para que el corredor emergente Jarrod Dyson anotara la carrera de la ventaja definitiva, gracias a un sencillo del bateador emergente Christian Colón.

"Creo que lo único que lamenté durante todos los playoffs fue que tuve que mandar un corredor emergente por Salvador en ese inning", comentó el manager de los Reales Ned Yost. "Pero nos abrió la puerta para anotar cinco carrera. Realmente hubiera deseado que él hubiera saltando junto (al cerrador) Wade (Davis) cuando sacó ese último out".

Pérez estableció un récord en Grandes Ligas de más innings detrás del plato a lo largo de un lapso de dos años desde 1914 innings, según STATS.
Luego de disputar el quinto partido de la Serie Mundial, el total de innings del cátcher venezolano durante la temporada regular y la postemporada alcanzó los 2.724. El dueño del récord previo era Randy Hundley, quien acumuló 2.704 innings para los Cachorros de Chicago entre 1967-68.

Además, Pérez lleva 38 innings en juego de pretemporada en los últimos dos años y cumplió 36 innings durante la gira que un combinado de estrellas de las Grandes Ligas realizó en Japón en 2014.

"Es un caballo", dijo el manager de los Mets Terry Collins el domingo. "Pone números ofensivos cuando le tocan 150 juegos al año detrás del plato. Eso es impresionante. Sé que es alguien fuerte, pero ese físico recibe muchos golpes. Ya le han dado cuatro pelotazos de foul en esta serie, lo que te pone a pensar si podrá seguir jugando. Y ahí está".

"Nunca va a quejarse", dijo el manager de los Reales Ned Yost, un ex catcher. "Es tan duro como el que más. Sabes que aunque le preguntes va a decir que está bien, así que no tiene sentido preguntarle".

En el cuarto juego de la serie divisional de la Liga Americana recibió un foul en la cara, y en el cuarto de la Serie Mundial se tambaleó tras un impacto en la clavícula. La única razón por la que no estaba en el terreno para el último pitcheo del cerrador Wade Davis fue porque Kansas necesitaba un corredor emergente para sustituirlo cuando pegó el sencillo que inició la jugada de la victoria.

"Creo que lo único que lamenté durante todos los playoffs fue que tuve que mandar un corredor emergente por Salvador en ese inning", dijo Yost. "Pero nos abrió la puerta para anotar cinco carrera. Realmente hubiera deseado que él hubiera saltando junto a Wade cuando sacó ese último out".

Mientras los Reales celebraban en el Citi Field, Pérez no se cansó de hablar sobre la tenacidad del equipo.

"Ustedes saben bien lo que hicimos durante toda la temporada", dijo Pérez. "Nunca nos rendimos. Nunca bajamos la cabeza. Nunca creemos que el juego está acabado". Peleamos hasta el último out. Y eso es lo que hicimos esta noche".

"Esto es increíble. Siempre digo que esto es como una familia", quien firmó con los Reales como agente libre cuando tenía 16 años. "Somos casi el mismo grupo desde que debuté en 2007 en Arizona, en la liga Rookie. Es increíble estar celebrando ganar una Serie Mundial con el mismo grupo de compañeros".

LíDER INDISCUTIBLE
Algunos receptores de Grandes Ligas, por muy buenos que sean, no reciben el visto bueno de sus dirigentes para llamar totalmente su propio juego, ni controlar al 100% a sus lanzadores, pero el venezolano Salvador Pérez se siente afortunado de contar con el respaldo pleno del manager de los Reales de Kansas City, Ned Yost.

"Él nunca me da señas, las señas las llamo yo", proclamó Pérez a una pregunta de LasMayores.Com. "Aquí él me dio la oportunidad desde el primer día, [me dijo] 'yo no voy a llamar pitcheos, yo no voy a llamar nada, ese es tu trabajo, si estás aquí es por algo'. Gracias a Dios las cosas han salido bien".

Alguien pudiera imaginarse que la personalidad agradable y llevadera de Pérez lo ayuda mucha en su perfecta relación con los lanzadores de los Reales. El venezolano está de acuerdo con eso, pero revela que no necesariamente es todo sonrisas en el terreno de juego.

"A veces hay que separar cosas, en el terreno es diferente", expresó Pérez. "Uno no puede estar tan contento. Si le están cayendo a palos [a su lanzador], no le voy a decir [con una risita]'sí, todo está bien'. Allí uno pone la mano dura, habla fuerte".

Por sobre todas las cosas, ayuda mucho al careta venezolano saber que él es el general de cinco estrellas y que tiene como dirigente a alguien que sabe al 100% de lo que está hablando, por haber sido Yost un receptor de Grandes Ligas con los Cerveceros de Milwaukee, Rangers de Texas y Expos de Montreal.

"Eso me ayuda mucho, porque él sabe lo que es estar detrás del plato", especificó Pérez. "Tenemos buenas relaciones. Hablamos durante el juego. Él me pide su opinión y yo se la doy".

El hecho de que un receptor sea su propio jefe en todo tipo de situaciones no es algo definitivo en cada equipo de las Grandes Ligas. Sin insinuar que todo es absolutamente correcto en una u otra forma de pensar, esto pudiera depender de las características de trabajo que se imponga cada novena.

"Creo que el juego está cambiando", apuntó el manejador de los Mets de Nueva York, Terry Collins, a la pregunta de LasMayores.Com sobre el interesante tema. "Dejamos que los receptores llamen bastante del juego, pero nosotros decidimos una determinada cantidad de pitcheos desde la banca.

"Se presentan ciertas situaciones en las que, de acuerdo a la estrategia trazada antes del juego, Dan [Warthen, instructor de serpentineros de los Mets] desea que se tire determinado pitcheo. No queremos que se presente un momento en el que se tire un lanzamiento que no sea el adecuado para ese momento. Debemos entender que el hombre que está en la lomita necesita ejecutar sus pitcheos con determinación. Y si no está de acuerdo con lo que se le pide, ese envío va a ser mediocre".

Lo que hace tan interesante este tópico es que otro dirigente u equipo pudieran tener una opinión totalmente opuesta y ese es el caso -por lo menos con Pérez- del punto de vista de Yost.

"Pienso que nuestro trabajo como dirigentes e instructores es enseñarles a sus peloteros cómo jugar pelota", indicó Yost. "Cuando 'Salvy' [Pérez], 'Hoz' [el primera base Eric Hosmer], 'Moose' [el antesalista Mike Moustakas] subieron, sabíamos que había que darles oportunidades para que se equivocasen, para que pudieran aprender a ser mejores peloteros.

"Y desde el primer día me he mantenido con la propuesta de que 'Salvy' llame su propio juego", puntualizó Yost. "De la misma manera, creo que muchos dirigentes quieren controlar el corrido de bases. Yo no. Quiero que 'Salvy' lo haga".

En otras palabras, Yost no es amigo de la filosofía de darle un pescado frito a todo el que tenga hambre, sino más bien enseñarle a pescar bien, para que siempre pueda alimentarse por su cuenta.

"Usted les brinda [a sus peloteros] la libertad de jugar pelota", analizó Yost. "Si les gusta su estilo de jugar y usted les abre las puertas para que lo practiquen, creo que tendrá más éxito".

Afortunadamente en el caso de los Reales, todo ese aprendizaje no ha caído en un saco roto con Pérez, que administra muy bien el estilo de juego de Kansas City y por eso el catcher titular de la novena que estaba el domingo por la noche a una victoria de su primera corona de la Serie Mundial desde 1985 es un general de cinco estrellas detrás del plato.

Publicado en League News

Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, ganó hoy el premio Luis Aparicio, una distinción anual que se le otorga al pelotero venezolano más destacado en la temporada de la MLB estadounidense.

El grandeliga, de 31 años, recibe este reconocimiento por quinta vez, tras una cerrada competencia con el segunda base de los Astros de Houston José Altuve -ganador de este galardón en 2014- luego de triunfar por unanimidad en tres oportunidades anteriores (2011, 2012, 2013).

El premio es entregado por el propio Luis Aparicio, único venezolano que integra el Salón de la Fama de Cooperstown.

Cabrera, que este año obtuvo su cuarta corona de bateo en la Liga Americana con un promedio al bate de .338, obtuvo 485 puntos de los 600 posibles en la votación, mientras que Altuve sumó 440 puntos para quedar en el segundo lugar.

“Es una gran sorpresa para mí por la difícil campaña que me tocó vivir, y en una temporada en la que otros compatriotas vivieron un gran año”, indicó Cabrera tras conocer el resultado, según se divulgó en el comunicado de prensa oficial.

“Gracias a Dios puedo volver a Maracaibo para recibir mi quinta estatuilla de manos de Don Luis. Considero este premio el MVP de los venezolanos en Grandes Ligas y es un orgullo obtenerlo una vez más”, agregó.

En la votación para este galardón participaron un centenar de periodistas venezolanos y de habla hispana, radicados en Estados Unidos, que dan cobertura al béisbol de Grandes Ligas, según expresa el comunicado.

Además de Cabrera y Altuve, los también grandeligas venezolanos Carlos González (Rockies de Colorado) y Félix Hernández (Marineros de Seattle) recibieron votos para el primer lugar.

El Premio Luis Aparicio se entregará en el marco del tradicional Juego de La Chinita de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), entre el local Águilas del Zulia y los Leones del Caracas, que se disputará el próximo 18 de noviembre en el estadio Luis Aparicio ‘El Grande’ de Maracaibo.

Cabrera fue elegido el Jugador Más Valioso de la Liga Americana (MVP) en dos ocasiones (2012-2013) y logró la primera Triple Corona de bateo en la MLB desde 1967 -líder en promedio, cuadrangulares y remolcadas en su circuito- siendo el primer pelotero latinoamericano que lo consiguió en la historia del béisbol estadounidense.

 

 

Publicado en League News

Dixon Machado se ha convertido en una pieza clave en la alineación de Leones desde el inicio de la temporada. Ese empuje lo ayudó a llevarse la distinción de Jugador de la Semana, en el período entre el 19 y 25 de octubre.

Machado, que debutó en esta zafra con Leones, exhibió una línea ofensiva de .438/.571/1.000, además de un astronómico OPS de 1.571, producto de siete hits, en incluidos tres dobles y dos jonrones, en 16 turnos.

El campocorto, que obtuvo el 83% de los votos de la prensa especializada, alcanzó 16 bases, anotó seis carreras y remolcó ocho, en cinco encuentros.

“Es un orgullo muy grande, haber podido ayudar al equipo. Estoy muy contento y agradecido con Dios, porque a pesar de que no lo estaba buscando, se dio de esa manera”, le dijo el campocorto a Leones.com.

En la elección, también fueron tomados en cuenta por los representantes de los medios de comunicación José Pirela, de Águilas, y Rangel Ravelo, de Cardenales.

El grandeliga de los Tigres de Detroit se unió a sus compañeros Henry Urrutia y Cory Riordan, que se llevaron los premios de las dos primeras semanas del campeonato. Antes lo hizo el japonés Shunsuke Watanabe, en el cierre de la eliminatoria de la 2014-2015.

El récord de la LVBP en una temporada lo ostenta Magallanes desde la temporada 2005-2006, entre el 22 de noviembre y el 18 de diciembre, cuando fueron electos de manera consecutiva Luke Scott, Yusmeiro Petit, Luis Ordaz y Géremi González.

La última vez que peloteros de un mismo equipo ganaron de manera consecutiva tres galardones al Jugadores de la Semana, en una campaña, se remonta al torneo 2009-2010, entre el 14 y el 27 de octubre. En esa oportunidad Michael Ryan lo hizo dos veces y luego Robinson Chirinos, ambos de los Navegantes.

Machado ayudó al Caracas a empatar su registro en una ronda regular, impuesto en la 2002-2003. En ese torneo, José Castillo, Carlos Méndez y Jackson Melián, dominaron las semanas quinta, sexta y séptima.

LISTADO DE GANADORES

• Primera Semana (7 al 11de octubre) Henry Urrutia, OF, Leones del Caracas

• Segunda Semana (12 al 18 de octubre) Cory Riordan, P, Leones del Caracas

• Tercera Semana (19 al 25 de octubre) Dixon Machado, SS, Leones del Caracas

Publicado en League News

Dixon Machado se ha convertido en una pieza clave en la alineación de Leones desde el inicio de la temporada. Ese empuje lo ayudó a llevarse la distinción de Jugador de la Semana, en el período entre el 19 y 25 de octubre.

Machado, que debutó en esta zafra con Leones, exhibió una línea ofensiva de .438/.571/1.000, además de un astronómico OPS de 1.571, producto de siete hits, en incluidos tres dobles y dos jonrones, en 16 turnos.

El campocorto, que obtuvo el 83% de los votos de la prensa especializada, alcanzó 16 bases, anotó seis carreras y remolcó ocho, en cinco encuentros.

“Es un orgullo muy grande, haber podido ayudar al equipo. Estoy muy contento y agradecido con Dios, porque a pesar de que no lo estaba buscando, se dio de esa manera”, le dijo el campocorto a Leones.com.

En la elección, también fueron tomados en cuenta por los representantes de los medios de comunicación José Pirela, de Águilas, y Rangel Ravelo, de Cardenales.

El grandeliga de los Tigres de Detroit se unió a sus compañeros Henry Urrutia y Cory Riordan, que se llevaron los premios de las dos primeras semanas del campeonato. Antes lo hizo el japonés Shunsuke Watanabe, en el cierre de la eliminatoria de la 2014-2015.

El récord de la LVBP en una temporada lo ostenta Magallanes desde la temporada 2005-2006, entre el 22 de noviembre y el 18 de diciembre, cuando fueron electos de manera consecutiva Luke Scott, Yusmeiro Petit, Luis Ordaz y Géremi González.

La última vez que peloteros de un mismo equipo ganaron de manera consecutiva tres galardones al Jugadores de la Semana, en una campaña, se remonta al torneo 2009-2010, entre el 14 y el 27 de octubre. En esa oportunidad Michael Ryan lo hizo dos veces y luego Robinson Chirinos, ambos de los Navegantes.

Machado ayudó al Caracas a empatar su registro en una ronda regular, impuesto en la 2002-2003. En ese torneo, José Castillo, Carlos Méndez y Jackson Melián, dominaron las semanas quinta, sexta y séptima.

LISTADO DE GANADORES

• Primera Semana (7 al 11de octubre) Henry Urrutia, OF, Leones del Caracas

• Segunda Semana (12 al 18 de octubre) Cory Riordan, P, Leones del Caracas

• Tercera Semana (19 al 25 de octubre) Dixon Machado, SS, Leones del Caracas

Publicado en League News

Seis años antes de que naciera Alcides Escobar, héroe máximo de los Reales de Kansas City en la gran final del Joven Circuito de 2015, un paisano suyo conceptuado como uno de los grandes intermedistas de su era, hizo historia al convertirse en el primer venezolano capaz de ser el Jugador Más Valioso de una Serie de Campeonato.

Entonces con los Filis de Filadelfia, Jesús Marcano Trillo, mejor conocido en la pelota profesional norteamericana como Manny Trillo, bateó para .381 con cuatro carreras impulsadas y ganó en 1980 el premio Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, haciéndose famoso por un gran disparo al plato para fusilar al dominicano Luis Pujols, de los Astros de Houston, en lance crucial del Juego 5.

A la postre, Trillo también sería clave tanto a la defensiva como a la ofensiva en la Serie Mundial frente a los Reales de Kansas City, para asegurar la coronación absoluta de los Filis.

El recuerdo del pelotero conocido como "El Indio" viene al caso ahora porque 35 años más tarde es emulado por su compatriota como Jugador Más Valioso de una Serie de Campeonato, algo que han logrado muy pocos venezolanos en la historia de las Grandes Ligas.

Escobar es el cuarto venezolano que obtiene ese galardón, pero apenas el primero en la Liga Americana. Los otros tres fueron Trillo, el receptor Eduardo Pérez, en 1999 con los Bravos de Atlanta y el segunda base Marco Scutaro en 2012 con loos Gigantes de San Francisco.

En momentos en los que todavía no se seca la champaña por la coronación de los Reales como campeones de la Liga Americana por segundo año consecutivo, valga recordar algunos datos históricos que tienen parentesco con el logro del gran paracorto de Kansas City, que bateó para .478, con 11 hits en seis encuentros, seis carreras anotadas y cinco impulsadas frente a los Azulejos de Toronto.

Es apenas el segundo paracorto en la historia de las Series de Campeonato y primero en la Liga Americana que gana ese premio. El otro es Ozzie Smith, inquilino del Salón de la Fama de las Grandes Ligas, que se apuntó ese galardón en 1985 con los Cardenales de San Luis.

Los premios Jugador Más Valioso de la Liga Americana se reparten desde 1980. El primero en ganarlo fue un pelotero de los Reales, el segunda base Frank White. Otros jugadores de esa franquicia que han sumado ese galardón han sido George Brett (1985) y Lorenzo Cain (2014).

El campocorto de los Reales es el octavo latinoamericano que se adjudica el premio en la Liga Americana. Los que le precedieron fueron los boricuas Roberto Alomar (1992 con los Azulejos) y Bernie Williams (1996 con los Yankees); el cubano Orlando "El Duque" Hernández (1999 con los Yankees); el panameño Mariano Rivera (2003 con los Yankees) y los dominicanos David Ortiz (2004 con los Medias Rojas), Plácido Polanco (2006 con los Cardenales) y Nelson Cruz (2011 con los Rangers).

De todos los latinoamericanos que han ganado ese premio en la Liga Americana, solamente Rivera y Cruz no fueron campeones de la Serie Mundial ese mismo año.

Publicado en League News

Chris y Christian Marrero no recuerdan juguetes distintos a un guante, una pelota y un bate. Hijos de inmigrantes cubanos, crecieron en Miami jugando beisbol y mientras desarrollaban sus habilidades, se volvieron inseparables.

En 2015 ambos se reunieron durante un mes en Birmingham, la filial de los Medias Blancas de Chicago en la Liga del Sur (AA). Era la segunda vez que vestían el mismo uniforme. Antes, en 2011, defendieron al Licey, en República Dominicana.

Estando con el Birmingham, el manager Julio Viñas, otro floridano de ascendencia antillana, les habló de Bravos de Margarita, el club para el que iba a trabajar como coach de banca del piloto Henry Blanco.

“Julio me preguntó si estaba interesado, hablamos con la gerencia y firmamos un contrato. Mi hermano también aceptó”, cuenta Christian, de 29 años de edad y bateador zurdo.

“Después de tanto tiempo, logramos reunirnos durante algunos encuentros (en junio) en ligas menores de los Medias Blancas y ahora estamos aquí, en Venezuela, con los Bravos”, sonríe Chris, de 27 años de edad. “Estoy tratando de ayudar a Margarita a ganar partidos y no hay una mejor manera que estando al lado de mi hermano, que conoce mi swing desde pequeños y me puede ayudar en cualquier momento”.

Ambos fueron tomados en el draft universitario de las Grandes Ligas y llegaron a ser considerados prospectos. Pero sus caminos tomaron direcciones opuestas. Christian interesó a los Bravos de Atlanta en 2004, aunque su selección llegó en la vuelta 20. Chris se convirtió en la primera escogencia de Washington en 2006 y firmó por un bono de 1.625.000 dólares.

El bateador derecho era considerado el inicialista del futuro de los Nacionales y su nombre apareció entre los 20 primeros prospectos de la organización hasta 2012, pero el menor de los Marrero, en ocasiones limitado por los problemas físicos, nunca desarrolló el potencial que vieron en él los scouts de las mayores. Apenas apareció en 39 desafíos con los Nats, entre 2011 y 2013, antes de declararse agente libre en noviembre de 2014.

En agosto fue dejado libre por Chicago y luego firmó con los Medias Rojas, que lo asignaron al Pawtucket (AAA), donde se reencontró con su primo Deven Marrero. La nueva esperanza de la familia, luego de ser la primera selección de Boston en 2012 y recibir un incentivo de $2.050.000 por su rúbrica. En julio debutó en las mayores.

“Ojalá y lo dejen jugar durante el invierno para que sienta un poco la emoción de este beisbol”, señala Chris. “Desde pequeños hemos compartido juntos. Así que fue tan emocionante estar juntos como profesionales, igual que ahora con Christian”.

Chris siempre trata de conseguir un trabajo en El Caribe, luego de concluir el calendario de ligas menores.

“Me encanta jugar aquí porque, si lo haces bien, siempre se abren puertas en Estados Unidos, incluso en Japón. Así que no es un secreto que esta pelota te puede ayudar en tu carrera. Esta es una liga difícil, de una gran calidad por sus jugadores. Puedes darte cuenta cada vez que observas a los equipos rivales. Muchos peloteros juegan en las Grandes Ligas o Triple A”.

El inicialista posee amplia experiencia en circuitos de la Confederación del Caribe. Antes de reportarse a Bravos, reforzó a Ponce (2010-2011), Licey (2011-2012 y 2013-2014) y Navojoa (2014-2105). Sus números globales, en 85 partidos, muestran una línea ofensiva de .244/.308/.370, con 13 dobles, nueve jonrones y 48 remolcadas.

Christian actuó con los Gigantes (2010-2011) y Licey (2011-2012 y 2012-2013), en Lidom.

“Las dos ligas son muy competitivas. La fanaticada siempre está metida en el juego, sabe mucho de pelota. Eso te anima a dar lo mejor de ti”, destaca Christian.

Chris asegura que no lo pensaría dos veces si le plantean regresar al país.

“Este ambiente latino es inigualable y la fanaticada vive cada partido de una manera intensa. Provoca ir todos los días al estadio y competir. La isla de Margarita es muy bella y las arepas, guao las arepas, creo que me como una al día. La parrilla del estadio también es buena. Espero no subir de peso (risas). Todo me encanta”.

La gerencia de Margarita espera que ambos puedan ayudar al equipo. El domingo el club isleño amaneció con ocho derrotas seguidas, le peor racha de la temporada 2015-2016. Los Marrero se combinan para apenas .250 de promedio (92-23), con un jonrón y tres remolcadas.

“Estarán bien”, puntualiza Viñas, manager interino hasta la llegada de Blanco. “Antes jugaron en República Dominicana, pero no es lo mismo. Deben hacer los ajustes. Allá tiran muchas más rectas que en Venezuela. Le hemos dado algunos consejos de cómo enfrentarse al pitcheo de la LVBP. Aquí en muchos conteos de recta no te dan ese envío rápido. Ellos están haciendo los ajustes y no tengo dudas de que van a batear”.

HERMANO Y MENTOR

Chris asegura que todo lo que sabe de beisbol se lo enseñó Christian.

“Todos los días hablamos. Conocemos muy bien como juega pelota cada uno y, si notamos algo, sea bueno o malo, de inmediato hablamos con el otro. Cuando éramos pequeños no paraba de preguntarle a Christian”.

“Es algo que hemos hecho desde niños. Estar de nuevo compartiendo con él es algo muy especial. Nos divertimos”, acota Christian, el mayor de los hermanos Marrero. “Si veo algo, le advierto. Siempre trato de ayudarlo. Creo que es algo mutuo”.

“Mientras crecíamos practicábamos juntos, después se incorporó Deven (de 25 años de edad), siempre como familia. Eso nos ha ayudado a estar aquí hoy como profesionales. Nuestros padres nos apoyaron de manera incondicional”, recuerda Christian.

CRISTO EN LOS NOMBRES

Los Marrero tienen una hermana menor, Cristina. “Es abogado, la inteligente de la familia”, dice orgulloso Christian. “Mi madre nos puso a todos nombres similares para tener a Cristo en cada uno de nosotros”.

TRES POR TRES

En la historia de la LVBP han jugado varias parejas de hermanos extranjeros, entre ellas Matt y Ben Gamel con los Leones del Caracas, por nombrar una de las más recientes. Pero en 70 años, apenas ha ocurrido tres veces que dos hermanos han coincido con el mismo equipo en la misma temporada.

Antes que los Marrero, lo hicieron Mickey y Rick Mahler, con Cardenales de Lara, en la 78-79, y Greg y Mike Maddux, con las Águilas del Zulia, en la 87-88, de acuerdo con Quality Sports.

Publicado en League News
Página 1 de 15

CBPC EN LINEA

SOBRE LA CBPC