Noticias de la Serie del Caribe

La estrecha relación familiar y profesional de Freddy García con Oswaldo Guillén le permite a este último analizar, casi con exactitud, la relevante carrera del abridor venezolano con más victorias en las Grandes Ligas.

El ex dirigente venezolano y ahora principal candidato para ser el manager de Venezuela en el Clásico Mundial de Beisbol, describió, durante la Serie del Caribe de Santo Domingo, las cualidades del experimentado lanzador que anunció su retiro del beisbol una vez culmine la temporada en la Liga Mexicana de Beisbol, donde piensa ir durante el verano boreal.

“Es sorprendente y admirable ver cómo Freddy saca a la gente de out. Creo que es un pitcher bastante inteligente, estudia mucho a los bateadores oponentes”, destacó Guillén, que dirigió a García por casi tres temporadas en los Medias Blancas de Chicago. “Creo que todavía puede pitchar y hacer outs, porque ha hecho un trabajo bastante grande con los Tigres de Aragua. Como amigos, para mí ha sido sorpresa que se mantenga de la manera que ha lanzado”.

Ese conocimiento del juego le ha permitido a García ser hombre de juegos grandes, tanto en las Mayores como en la LVBP, donde este año lanzó en par de ocasiones en choques de eliminación para los bengalíes.

“Freddy es un hombre que siempre ha pichado juegos grandes. Siempre la bola hay que dársela al que le tengas más confianza y el que menos se va a asustar, y creo que Freddy tiene esas dos combinaciones”, destacó Guillén sobre el iniciador que le dio el título a los Medias Blancas, en 2005, ganando el cuarto juego del Clásico de Otoño. “Si hay un séptimo juego de una Serie Mundial yo no escatimo en darle la bola a Freddy, porque yo sé que bien o mal, él me dará lo mejor que tenga, porque no tiene miedo a pitchar, no importa quién esté en la caja de bateadores”.

Guillén, que es familia de García porque una de sus sobrinas está casada con el lanzador, aprovechó para explicar el secreto del éxito del experimentado derecho.

“A mí me da risa, por qué yo le pregunto: ¿qué tiras tú? Freddy tiene una cosa a su favor, y es que siempre está cerca del plato. Cuando está cerca del plato tienes que tener cuidado porque te puedes ir de 4-0, bien cómodo. Cuando abras los ojos dices: ¡Wao¡, yo estoy de 4-0 contra Freddy”, explicó el ahora comentarista de la cadena ESPN. “Pero ya Freddy no se puede dar el lujo de ponerse detrás de los bateadores, no se puede dar el lujo de ponchar con la recta. Creo que es un tipo bastante inteligente y sabe lo que está haciendo”.

García, de 39 años de edad, abrirá este domingo el juego final de la Serie del Caribe por los Tigres, buscando terminar con broche de oro su carrera en Venezuela y demostrar, nuevamente, que no se amilana cuando su equipo más lo necesita.

Publicado en League News

Los Venados de Mazatlán, de México, se convirtieron en la madrugada de este domingo en el segundo equipo finalista de la Serie del Caribe, Santo Domingo 2016, luego de que vencieron 7 carreras a 2, a los Tigres de Ciego de Ávila en la segunda semifinal del torneo. Los aztecas se apoyaron en la sólida labor monticular de Héctor Rodríguez y en el oportuno bateo de Yunieski Betancourt para dar cuenta de su rival de turno.

Por segunda ocasión en este clásico de febrero, Rodríguez lanzó primores. El derecho maniató a la toletería antillana por espacio de seis entradas completas, en las que enfrentó a 25 bateadores, toleró cuatro hits y recetó igual cantidad de ponches, camino a su segundo triunfo del evento y el cuarto de los aztecas, que continúan invictos en lo que va justa.

Además, el iniciador se apoyó en lo hecho por Betancourt para conseguir dicho triunfo. El ex grandeliga remolcó cuatro carreras, con trío de inatrapables y de hecho cinco de las ocho fletas y cinco de los seis hits que suma el cubano en el torneo llegaron frente a sus coterráneos.

La primera de esas producidas de Betancourt llegó en la baja del inning cuatro, luego de doble de Alex Liddi que abrió un rally de trío de anotaciones. El cubano soltó hit que le remolcó desde la segunda base al italoamericano y envió a las duchas a Vladimir Banos, abridor de los Tigres, que terminó siendo el derrotado.

EL resto de la rayitas de esa entrada llegaron por boleto con las bases llenas a Esteban Quiroz, y rodado de Erick Rodríguez, que si bien fue para dobleplay, no evitó que Jorge Vásquez se metiera hasta el plato.

El propio Rodríguez puso el 4-0 con inatrapable en el sexto, pero después que Cuba se acercara 4-1, los ciervos fabricaron otro ataque de tres rayitas, el cual coronó Betancourt con doble con las bases llenas.

Ciego de Ávila intentó reaccionar con otra carrera en el octavo, pero Jake Sánchez y Steven Hensley se encargaron de apaciguar la rebelión y completar los outs que faltaban para concretar el triunfo de los aztecas.

Mazatlán ahora se medirá a los Tigres de Aragua en pos del noveno título de México en este tipo de torneos.

Publicado en League News

Hernán Pérez se unió a los Tigres de Aragua durante la primera semana de la ronda regular, con poco más de una semana de descanso, después de terminar la temporada de Grandes Ligas con los Cerveceros.

Desde entonces, se convirtió en la figura de mayor producción en el lineup del manager Eduardo Pérez, tras encabezar los departamentos de jonrones (8) y remolcadas (33), mientras establecía marcas personales en todos los renglones ofensivos, luego de disputar su primera temporada completa en la LVBP.

Pérez se entusiasma cuando observa en retrospectiva lo que hizo, pero se queda con una estadística: su porcentaje de embasado (.331).

“En Venezuela no dejas de aprender. Trabajas mucho. Aprendes a batear. El éxito durante la temporada tuvo que ver con tener más paciencia en el home plate. Seleccioné mejores pitcheos y pude conectar mejor la bola. Ese fue el plan cuando llegué a Venezuela, trabajar en mi bateo, ya que mi defensa es buena. SI bateas tendrás chance en cualquier lado”.

Pérez, ex prospecto de los Tigres de Detroit, llegará a los entrenamientos de primavera de Milwaukee como invitado, con la posibilidad de hacer el equipo. Es una organización en reconstrucción y varias posiciones estarán abiertas a la competencia, entre ellas la tercera base, donde terminó jugando el final de la zafra de 2015.

El aragüeño sabe cuáles serán las circunstancias que encontrará, cuando se reporte a finales de mes al bunker de los lupulosos en Arizona, y eso lo llevó a seguir con Aragua hasta la Serie del Caribe, para llegar mejor preparado y de esa manera asumir el reto de comenzar con el equipo grande en 2016.

“En principio iba a jugar hasta diciembre, pero creo que en realidad me motivaron los fanáticos para quedarme, estar en los playoffs y la Final, y conseguir mi primer título. Entonces, ¿por qué no venir a Santo Domingo? Es apenas una semana más en la que puedo sumar 30 turnos, que son buenos. No creo que me afecte. Los entrenamientos comienzan el 24 de febrero y voy a tener dos semanas libres. Ese fue el mismo plan cuando me incorporé a los Tigres. Descansé una semana, comencé a jugar y me fue bien. Espero repetirlo con Milwaukee”.

Pérez sigue sin modificar nada de lo que le ha dado resultados cuando empuña el madero. En la postemporada su OBP es de .340.

“La clave es ir con un plan preestablecido. En mi caso, salía siempre pensando en conectar la bola entre los pasillos para ver si salían dobles o triples, gracias a Dios pude hacerlo”.

También se fueron del parque una buena cantidad de pelotas, la tercera cifra más alta de la LVBP.

“No soy un jonronero. Esos ocho vuelacercas los conecté porque siempre estaba buscando líneas. Tratando de poner la pelota en juego, en los momentos oportunos, y conseguí los pitcheos adecuados para darle a la bola con contundencia y, en esas oportunidades, se fueron del parque”.

En parte de cuatro campañas en las Mayores, su línea ofensiva vitalicia es de .235/.251/.307, luego de 336 turnos repartidos en 156 desafíos. Así que deberá tratar de replicar la disciplina en el plato que consiguió con Aragua, cuando comience la Liga del Cactus, para poder llamar la atención.

Al menos por ahora, aparecen como candidatos a la antesala de Milwaukee el novato boricua Yadiel Rivera, de 23 años de edad, que puede moverse por todo el infield y debutó el año pasado; Colin Walsh, una máquina de embasarse de la organización de los Atléticos (.395 OBP en seis temporadas de ligas menores), que fue tomado en el Draft de Regla 5, y el veterano Aaron Hill, que llegó procedente del cambio con Arizona, que involucró a Jean Segura, el mes pasado.

Pérez tiene a la versatilidad de un guante seguro, que no solo puede cubrir la antesala, el campocorto, la segunda base y la inicial, sino que también puede tapar un hueco en el jardín izquierdo, si es necesario, como lo hizo con los Tigres en la postemporada.

“Siempre me enseñaron que no ligara la defensa con el bateo. Son cosas muy diferentes. Si no te va bien bateando puedes hacer la jugada del partido, cuando estás cubriendo. La defensa no me preocupa”.

Publicado en League News

Es cierto que no hubo bateo oportuno de parte de los Leones del Escogido, entre otros defectos menores propios del béisbol y, sobre todo, del nivel de la Serie del Caribe hoy en día.

Pero en definitiva, los relevistas veteranos del equipo dominicano en el Clásico Caribeño tienen que cargar con la culpa de las últimas tres derrotas de la República Dominicana—todas en entradas extras—en lo que fue un balance de 0-4 para el equipo anfitrión.

Eso es lo obvio. Lo doloroso en un sentido más amplio son los nombres de los lanzadores que fallaron: Fernando Rodney y Rafael Soriano y, en menor grado, José Veras y Joel Peralta.

“Llegando a la novena entrada y que tú tengas un pitcher con rol de cerrador con la ventaja, tú sabes que él es capaz de sacar los tres outs sin problemas”, dijo el manager de los Leones, Luis Rojas, al lamentar la eliminación del Escogido luego de su derrota ante Ciego de Avila (Cuba) en el último juego de la fase regular del torneo. “Llegar a esa entrada como lo hicimos en ocasiones en esta serie corta y no cerrar, eso deja mucho que desear”.

Lo duro de aceptar es que Rodney, quien malogró una oportunidad de salvamento ante los Tigres de Aragua (Venezuela) en el segundo choque de R.D., realizó hace unos pocos años la mejor temporada de un relevista en la historia de Grandes Ligas con los Rays. Aunque revivió algo su carrera con los Cachorros al final del 2015 y consiguió un nuevo contrato con los Padres, está claro que su material no se parece mucho a lo que fue hace poco tiempo.

Soriano representa un caso similar. Después de muchos años entre los mejores cerradores de las Mayores, incluyendo campañas para el recuerdo tanto en el 2010 como el 2012, el derecho ha sufrido una caída desde el 2014 en el mejor béisbol. En el 2015-16 con el Escogido lució bien con efectividad de 2.84 y ocho juegos salvados en 19.0 innings, pero dejó escapar una ventaja mínima ante Puerto Rico en la novena entrada del tercer compromiso de Dominicana. Y en la última derrota, permitió el batazo decisivo contra Cuba, un sencillo que hizo al propio Rodney el perdedor del encuentro.

“Teníamos control de tres de los partidos, llegando a donde queríamos y mayormente con el lanzador que queríamos en esa situación”, lamentó Rojas. “Simplemente no pudimos completar”.

Balance de los relevistas veteranos de Dominicana:

–Rodney: 2.2 IL, una derrota y una oportunidad de salvado desperdiciada

–Soriano: 6.75 de efectividad, una oportunidad de salvado desperdiciada y permitidor de otro hit decisivo en contra

–Peralta: Una oportunidad de salvamento desperdiciada, cuatro hits en 3.1 entradas

–Veras: Una derrota en una presentación (0.2 IL, una carrera)

A sus casi 39 años de edad, Rodney aún tiene una oportunidad a nivel de Grandes Ligas con San Diego, De hecho. el veterano ha sido proyectado hasta ahora como el cerrador de dicho equipo llegando a los entrenamientos.

Los otros tres se encuentran en la agencia libre ahora mismo. Posiblemente reciban contratos para el 2016, posiblemente no. Pero lo hecho en la Serie del Caribe no les será de mucha ayuda en ese sentido.

Y para los fans locales en el Estadio Quisqueya Juan Marichal, la tristeza va mucho más allá de nostalgia por quienes una vez fueran relevistas bien destacados.

Publicado en League News

El jardinero cubano Yasiel Puig indicó el viernes que este invierno entrena más fuerte para llegar en mejores condiciones físicas al campo de entrenamientos de los Dodgers de Los Angeles.

"Estoy trabajando más duro para tener mejores condiciones, ya que el año pasado no lo hice tanto y nunca estuve tan bien como quise", dijo Puig en el Estadio Quisqueya Juan Marichal, donde asistió a presenciar el partido de la Serie del Caribe entre Cuba y República Dominicana.

En 2015, el cubano de 24 años se vio limitado a sólo 79 partidos y tuvo un promedio de bateo de .255, con 11 cuadrangulares y 38 remolcadas.

"Lo que quiero es mantenerme sano y poder pasar de 150 partidos. Lo demás lo puedo hacer yo si me mantengo sano", agregó.

En los últimos meses, el nombre del cubano ha sonado en diversos rumores de cambio, sin embargo, eso no le quita el sueño al nativo de Cienfuegos, Cuba.

"Yo me fui de mi país y fui a jugar en Los Angeles, no me importa dónde tenga que jugar. El béisbol es un negocio y si deciden cambiarme pues me pondré la camiseta de ese nuevo equipo y haré mi trabajo", señaló.

En tres campañas con los Dodgers, Puig ha estado en tres postemporadas y ahora confía en que tras el cambio de dirigente el club llegue a la Serie Mundial.

"Tuvimos varias oportunidades (con Don Mattingly) y ahora tenemos un nuevo manager. Vamos a esperar que podamos llegar a la Serie Mundial y conseguir una corona", comentó.

También se mostró contento de ver jugar al equipo de Ciego de Ávila, que representó a Cuba en la Serie del Caribe.

"Me siento contento de poder ver a muchos de estos jugadores con los que tuve la oportunidad de jugar cuando estaba en Cuba. No he podido verlos personalmente ni hablarles todavía porque ellos están en su béisbol, pero me da gusto poder verlos jugar", declaró.

Publicado en League News

Un ataque de 15 imparables fue más que suficiente para que los Tigres de Aragua, de Venezuela, dieran cuenta de los Cangrejeros de Santurce, de Puerto Rico, 13 carreras por 3 y así asegurar su pase a la final de la Serie del Caribe, Santo Domingo 2016. Los venezolanos se apoyaron en cuatro fletadas de José “Cafecito” Martínez y una sólida actuación monticular de Marcus Walden, para así tener el chance de pelear por conseguir su octavo cetro en clásicos caribeños.

Lo único que le resta por hacer a los felinos rayados es esperar a la finalización del encuentro entre los Venados de Mazatlán y Tigres de Ciego de Ávila para conocer quién será su rival este domingo en el encuentro decisivo. Puerto Rico, por su parte, se despide de la cita de febrero con registro global de 2 y 3 en el torneo.

Venezuela se sobrepuso a un ataque tempranero de los boricuas, quienes marcaron una rayita en la primera entrada. En la baja del segundo, sencillo de Hernán Pérez y elevado de sacrificio de Sandy León le dieron a los Tigres una ventaja que no perdió en el resto del encuentro. Un inning después, Adonis García remolcó la tercera con línea de hit a la izquierda.

Y es que esos ataques de los Tigres no fueron los únicos en el juego, de hecho le fabricaron carreras a casi todos los pitchers que Santurce colocó en el medio del diamante, de hecho en el séptimo explotaron con cinco anotaciones. Al único serpentinero que no le hicieron anotaciones fue a Miguel Mejía, quien sacó un out en el octavo, inning en el que la ofensiva aragüeña llegó a hacer tres rayitas.

Desde el punto de vista del pitcheo, Walden destacó, pese a no lanzar desde la final de la LVBP. El diestro, que cargó con el triunfo, esparció siete imparables y una carrera en 5.1 episodios, en los que además guillotinó a tres rivales.

La derrota recayó en Adalberto Flores, quien sólo pudo mantenerse en el juego por 2.2 tramos.

Publicado en League News

Cuba lo volvió a hacer. Al igual que en Puerto Rico hace un año, la representación antillana, Tigres de Ciego de Ávila, se sobrepuso a estar contra la pared a ser uno de los finalistas de la Serie del Caribe, luego de vencer 4 carreras por 2 a los Leones del Escogido, de República Dominicana, en 11 entradas, en el que fue el último juego de la fase eliminatoria del Clásico de Febrero de 2016.

Con este triunfo los felinos se verán las caras con los Venados de Mazatlán, de México, en la segunda semifinal del torneo, el sábado a las 7:50 de la noche. Los quisqueyanos, por su parte, quedaron eliminados de la contienda y por primera vez en su historia se va de una serie sin consechar ni un triunfo. En dos oportunidades inició 0-4 (1970 y 1989), pero siempre finalizó con al menos una victoria.

El encuentro entre los dos “peores” pitcheos colectivos del torneo (Cuba presentaba antes del cotejo una efectividad de 6.25, mientras que Dominicana de 3.34) resultó un total duelo monticular, primero entre Edwar Cabrera y Vladimir García, y luego entre cada uno de los ocho relevistas que desfilaron por el centro del diamante del Estadio Quisqueya, Juan Marichal.

La primera carrera del juego se marcó en el segundo inning, luego que Alfredo Despaigne aprovechó un error de Diory Hernández para quedar a salvo en la inicial al inicio de la entrada. Después de dos outs, Yeniet Pérez conectó doble impulsor que puso a Cuba adelante en la pizarra.

No obstante, en la baja de la tercera entrada, los melenudos reaccionaron, con un Hernández que inició el capítulo con sencillo. Luego, García logró dominar a los dos siguientes bateadores, pero no pudo hacer lo mismo con Alex Valdez y Wilkin Castillo. El primero le sonó otro inatrapable y el segundo un doble barre bases que volteó la pizarra a favor de los melenudos.

Después de esta entrada los ceros empezaron a aparecer inning tras inning, en buena medida por lo hecho por los monticulistas. Cabrera terminó tirando 5.0 innings, de tres hits y 6 ponches, y García 5.1 episodios, 7 hits, dos boletos y seis ponches. El abridor cubano luego le entregó la pelota a Miguel Lahara, quien le relevó con cuatro sólidos tramos en blanco.

En el octavo inning, Yulieski Gourriel igualó la pizarra frente a Joel Peralta con un elevado de sacrificio después de un triple de Stayler Hernández.

Y esa paridad se extendió tres entradas más, hasta que Cuba emboscó a Fernando Rodney. Yosvani Alarcón se embasó por error del grandeliga derecho y llegó hasta la segunda en jugada. Guillermo Avilés sacó boleto y Yurisbel Gracial se sacrificó para mover a los corredores; Después de dos outs y un cambio de pitcher, José Adolis García, se encargó de poner el 4-2 del desempate con sencillo a la izquierda frente a Rafael Soriano.

Dominicana, poco pudo hacer ante José Ángel García, quien se adjudicó el partido salvado.

Publicado en League News

Con sólo dos días de competencia por disputar, la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe ya puede hacer un balance preliminar de lo que ha sido la edición LVIII de la Serie del Caribe, una que ha tenido algunos imprevistos, pero que al igual que su predecesora, San Juan 2015, puede considerarse de exitosa para el ente regente de las principales ligas de béisbol profesional de la región.

“El balance de esta Serie del Caribe se puede decir que es positivo hasta los momentos. Hemos tenido una competencia ajustada a lo que esperábamos en lo deportivo, que al final es lo que interesa al fanático y a los demás asistentes. Hay otros aspectos que hay que considerar, que son los económicos, sociales, culturales y organizativos que también han marchado como uno podría esperar que fuesen a marchar”, destacó el Licenciado Juan Francisco Puello Herrera, Comisionado de la CBPC.

Para el mandamás de la institución lo relacionado a la baja asistencia al estadio no es algo que le quite el sueño. “Todavía no tenemos registro del número de asistentes al Estadio Quisqueya, pues ese balance se le envía a la Liga Dominicana al finalizar el evento”, dijo el ejecutivo. “Probablemente se le está dando una mala percepción a la asistencia de los fanáticos, pues la venta de boletas (tickets) han estado muy bien. El hecho que no se vean fanáticos en los estadios, no significa que haya una buena recaudación en cuanto a la boletería”.

Puello Herrera señala que existen diferentes hipótesis del porqué puede sentirse una baja afluencia de gente al Estadio Quisqueya, Juan Marichal, el cual alberga el evento por primera vez desde 2012. “Quizás lo que sí me pueda preocupar del hecho que el estadio tengan pocos fanáticos, es que se piense que hay poco interés en la serie y eso no es del todo cierto. Hay algunos aspectos que hay que tomar en cuenta al momento de hacer una afirmación como esa y es que la ciudad tiene un serio problema de transporte. Las personas no pueden ir al estadio como debieran y eso no facilita la entrada de gente; otro aspecto es el caos que reina en el tránsito de la capital”, enfatizó.

“Además, hay problemas con el estacionamiento, pues el que tiene el estadio es un poco pequeño y no todo el mundo va a querer dejar su vehículo a la intemperie o lejos del parque de pelota. Pero pese a todo ello yo creo que la asistencia ha sido la adecuada, y hasta mejore para el fin de semana, ya que las personas que trabajan durante la semana tendrán esos días de descanso para dedicarlo a ir al estadio sin tener que padecer del fuerte tránsito de la ciudad”, siguió el Licenciado, quien aprovechó la oportunidad de hablar de algunos de los planes futuros de la CBPC.

PENSANDO A FUTURO

Jugar fuera del territorio de la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe y una eventual expansión, son algunos de los temas que más han sido puestos sobre la mesa a la hora de hablar acerca del futuro de las Series del Caribe, es por ello que el Comisionado de la CBPC explicó cuál es el estatus de algunas de esas constantes interrogantes.

“No está en los planes inmediatos el realizar una Serie del Caribe en Estados Unidos”, expresó. “Lo que sí está en los planes es que algunas de nuestras ligas, las que tienen mayor capacidad económica, tengan mayor presencia y eso no significa que tengan mayor presencia económica nada más, sino que tengan la oportunidad de albergar el evento más seguido, quizás con un ciclo diferente al que tenemos actualmente. Eso es algo que quisiéramos que sucediera pero necesita de la aprobación de todos los miembros y por ello sigue en estudio para ver si viabilidad”.

Alberga a Cuba como un miembro pleno de la CBPC e invitar a Panamá a formar parte del conglomerado de ligas caribeñas es algo que sigue analizándose entre la LVBP, LIDOM, LBPRC y LMP. “Se están discutiendo los aspectos económicos de una posible entrada de Panamá, pero más importante que eso, es que también se está discutiendo el cómo sería un calendario, pues serían seis equipos si Cuba se mantiene en la serie. Tener tanto conjunto alteraría un poco el tema de los tiempos, pues se alargaría el evento”, señaló.

“Con Cuba hemos estado en conversaciones. Los directivos cubanos están muy interesados en ser ya miembros plenos de la CBPC, de hecho me mostraron una carta borrador de lo que sería la petición de pertenecer a confederación con plenos poderes, así como también de la disposición -a partir de 2018- de albergar una Serie del Caribe. Pero antes de eso debemos resolver el problema de saber cómo serán las relaciones con la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos por sus siglas en inglés) y el proceso de apertura que tiene Estados Unidos con Cuba, al cual creo le falta muy poco regularizarse. Cuando ello se resuelva, inmediatamente será una realidad que Cuba esté con nosotros de manera definitiva dentro de la CBPC”, finalizó Puello.

Publicado en League News

 

Los Venados de Mazatlán, de México, aseguraron este viernes el primer lugar de la tabla de clasificación, al vencer por 8 carreras por 4 a los Cangrejeros de Santurce, de Puerto Rico, en el último encuentro de ambos conjuntos en la fase eliminatoria de la Serie del Caribe 2016. Los aztecas se apoyaron en un rally de seis carreras en la octava entrada para darle la vuelta a la pizarra y así lograr mantener su récord inmaculado en lo que va de torneo.

Ahora sólo les resta esperar por el ganador del encuentro entre Cuba y República Dominicana, de segunda hora, para conocer quién será el rival al que enfrentarán este sábado en la semifinal de la noche. Al quedar segundo y tercero, respectivamente, los Tigres de Aragua, de Venezuela, y Santurce rivalizarán a primera hora el día de mañana.

Este quizás fue un encuentro atípico para los Venados en lo que va de torneo, al verse abajo en la pizarra por buena parte del juego, además que erraron en cuatro ocasiones. Además, Puerto Rico volvió a mostrar el pitcheo que les mantiene como el club con el mejor registro de efectiva colectiva en la serie (1.16).

Después de irse arriba en la tercera entrada, gracias a sencillo de Jeremías Pineda, México vio como los boricuas tomaban el control del tanteador un inning después. Después de dos errores consecutivos, Danny Ortiz trajo la primera para los de borinquen y después, una combinación de robo de base de Ortiz y error en tiro del catcher, Sebastián Vallé, permitieron la segunda de Santurce.

A partir de allí, Arturo López (6.0 episodios) e Hiram Burgos (5.2 tramos) batallaron retirando inning tras inning y no fue sino hasta el séptimo que los aztecas consiguieron igualar la pizarra. Pineda sonó triple y Justin Greene le remolcó con hit.

Esa paridad duró poco, pues un episodio después Mazatlán emboscó a Efraín Nieves, quien sólo pudo estar en la loma 0.2 actos, en los que cedió las seis carreras que fabricaron los Venados liderados por dobles de Cyle Hankerd y Pineda que trajeron dos rayitas cada uno. Greene con otro batazo de dos bases puso cifras definitivas al juego.

Los Cangrejeros intentaron reaccionar y fabricaron una rayita en los capítulos ocho y nueve, pero Héctor Galván se las ingenió para finalizar el juego.

Publicado en League News

Después de esta Serie el Caribe, Yuniesky Betancourt no sabe cuál será su rumbo en el béisbol profesional. Pero el veterano cubano no luce preocupado, sino todo lo contrario.

De hecho, el conocido como "Rikimbili" se ve bien contento por el simple hecho de estar jugando a sus 34 años de edad. En el 2014, año en que jugó por Orix en la Liga Japonesa del Pacífico, Betancourt se operó de ambos pies y temía que peligraba su carrera. Luego de perderse toda la campaña veraniega del 2015, el infielder valora cada momento en el terreno de juego.

"Lo estoy disfrutando al máximo, porque estuve fuera un año y pensé que no podía regresar después de la operación", dijo Betancourt, quien refuerza a los Venados de Mazatlán en la 58 Serie del Caribe. "Ahora cada vez que salgo a jugar un partido, lo hago como si fuera el último. Estoy disfrutando como nunca pensé que iba a disfrutar el juego".

Betancourt, quien jugó nueve años en Grandes Ligas con los Marineros, Reales y Cerveceros, ha realizado su regreso al béisbol en México. El infielder probó suerte primero con los Toros de Tijuana para 21 partidos de la temporada de la Liga Mexicana (verano), pero no fue hasta que estuvo con las Aguilas de Mexicali en Liga del Pacífico que el oriundo de Villa Clara volvió a establecerse. Con dicha escuadra, Betancourt bateó .298 en 63 encuentros, con porcentaje de embasarse de .331, slugging de .508, 16 dobles, 12 jonrones y 35 empujadas.

En la fase regular de la Serie del Caribe, Betancourt tuvo promedio de .333 (9-3) con dos dobles, cuatro empujadas y cuatro anotadas.

"Cada uno va al plato con un plan y cuando logra lo que se propone, se siente bien satisfecho", comentó Betancourt sobre su buen desempeño en Santo Domingo. "Ahora mismo me siento bien cómodo".

El martes, a Betancourt le tocó jugar en el Clásico Caribeño contra Cuba, algo de mucho impacto para los jugadores profesionales que han dejado dicho país en busca de nuevos horizontes.

"Fue con sentimientos encontrados", dijo Betancourt, quien abandonó Cuba en diciembre del 2003 luego de jugar tres temporadas y media con Villa Clara en la Serie Nacional. "Soy cubano 100%, pero estoy jugando por México y tengo que dar lo mejor de mí.

"Estoy diciendo mentira si digo que no sentí una cosquillita; como cubano me sentí así. Pero soy un profesional y uno tiene que trabajar por el uniforme y hacer el trabajo".

Publicado en League News
Página 2 de 7

CBPC EN LINEA

SOBRE LA CBPC