Noticias de la Serie del Caribe

Tom Lasorda y Mike Piazza en tiempos donde este último estaba con los Dodgers, organización que lo firmó en el 1988 y con la cual estuvo en República Dominicana. Foto: FE

Se ha contado muchas veces la historia de Mike Piazza y cómo de joven se preparó en la República Dominicana para convertirse en receptor y empezar la trayectoria de una carrera que le ha ameritado una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown.

En ocasión de su exaltación al Salón el domingo, Piazza reflexionó sobre su experiencia en la academia de los Dodgers al final de la década de los 80, cuando el entonces manager del equipo, Tom Lasorda, y el director de dicho centro, el cubano Rafael Avila, le facilitaron su presencia y enseñanza en la media isla hispaniola.

“Eso fue algo enteramente interesante, en el sentido de que yo había firmado y fui convertido en cátcher”, dijo Piazza, quien había sido inicialista en su carrera de la escuela secundaria y el junior college. “Fue difícil para un muchacho norteamericano, con todos los beneficios y las bendiciones de estar en los Estados Unidos, ir a un país que en algunas partes hay extrema pobreza.

“Hubo un shock cultural, pero creo que eso me ayudó a valorar este país y lo que tenemos aquí”, continuó el nuevo inmortal del béisbol, el único norteamericano presente en la academia. “Además, vi la pasión de la gente, en el sentido de que mucha gente tiene poco, pero son muy apasionados con el béisbol y eso se ve, obviamente, con la cantidad de jugadores dominicanos que se ven hoy en día.

“Producen jugadores increíbles”.

Piazza, quien más adelante jugaría una temporada con las Aguilas de Mexicalia (1991-92) antes de subir a las Grandes Ligas, también tuvo la oportunidad de ver en Campo Las Palmas al también Salón de la Fama Pedro Martínez y a Raúl Mondesí, entre otros futuros ligamayoristas del equipo de Los Angeles.

Publicado en Noticias Generales

Ken Griffey Jr. y Mike Piazza muestran sus placas que lo acreditan como exaltados al Salón de la Fama (Foto: AP)

COOPERSTOWN, Nueva York -- Dos peloteros que comenzaron sus respectivas carreras en circunstancias muy distintas hace tres décadas coincidieron el domingo en el mismo lugar. Sus nombres quedaron grabados en placas que los acreditan como miembros del Salón de la Fama.

Y los dos coincidieron en algo más: derramaron lágrimas durante sus discursos.

Ken Griffey Jr y Mike Piazza fueron exaltados formalmente como nuevos miembros del recinto, tras cumplir trayectorias tan destacadas como contrastantes en las Grandes Ligas.

Griffey es el único pelotero seleccionado como primero en el draft que ha terminado en el recinto de los inmortales. En contraste, Piazza fue reclutado en la 62da ronda de 1988, en el puesto 1.390, el menos destacado entre todos los inmortales de Cooperstown.

"Al estar aquí me siento humilde y abrumado", expresó Griffey, ante sus familiares y unos 50.000 espectadores. "No puedo describir cómo se siente esto".

Piazza llega al Salón de la Fama en su cuarto intento. Griffey, quien jugó 22 campañas con los Marineros, los Rojos y los Medias Blancas, fue elegido con un récord de 99,32% de los votos, una ratificación de su limpio desempeño durante la llamada "Era de los Esteroides".

Votado en 13 ocasiones para el Juego de Estrellas y ganador de 10 Guantes de Oro, Griffey sacudió 630 jonrones, la sexta mayor cifra de la historia, y produjo 1.836 carreras.

Asimismo, fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1997, remolcó al menos 100 carreras en ocho temporadas y conquistó siete veces el Bate de Plata.

Griffey, quien se quedó a tres votos de ser el primer pelotero elegido por unanimidad para el Salón de la Fama, conectó 417 de sus jonrones con Seattle. Jugó las primeras 11 campañas de su carrera con los Marineros, y permitió que ese equipo disputara las dos primeras postemporadas en su historia.

En una serie divisional de la Liga Americana, disputada en 1995, disparó cinco vuelacercas. Es apenas el segundo jugador de la historia que ha conseguido esa proeza en una serie de postemporada.

"Trece años con los Marineros de Seattle, desde el día en que me reclutaron. El estado de Washington ha sido una parte importante de mi vida", comentó Griffey, quien culminó su discurso volteando hacia atrás la visera de su gorra, como lo hizo durante su carrera. "Voy a dejarlos con algo: En 22 años aprendí que un equipo te dará el mejor trato, y ése es tu primer equipo. Estoy tremendamente orgulloso de ser un Marinero de Seattle".

Durante su destacada carrera, Griffey jamás quiso entrar al Salón de la Fama. Quería que la primera vez que pasara por la entrada fuera con sus hijos y como nuevo miembro.

"Hay dos conceptos erróneos sobre mí: que no trabajé duro y que todo lo que conseguí fue fácil", dijo Griffey. "Sólo porque hice que pareciera fácil, eso no significa que lo fue. No llegas al Salón de la Fama sin trabajar todos los días".

Piazza no tuvo que recordarle a nadie que su carrera fue difícil. Reclutado sólo antes que otros cinco peloteros en el draft, jugó 16 años para cinco clubes. Totalizó 427 cuadrangulares, incluidos 396 como cátcher, un récord de las Grandes Ligas.

Nada mal para un jugador que sólo fue seleccionado porque Tommy Lasorda, amigo cercano de su padre y manager de los Dodgers de Los ??ngeles, lo recomendó.

A diferencia del talento innato que todos veían en Griffey, Piazza debió convencer a muchos de su valía. Tuvo problemas en sus primeros años y estuvo a punto de renunciar al béisbol cuando militaba en las menores.

Pero volvió y perseveró pese a la dura transición de primera base a cátcher y a las críticas de sus compañeros sobre su desempeño errático.

"Mi papá siempre soñó con jugar en las mayores", dijo Piazza, apenas el segundo miembro del Salón de la Fama que usa la gorra de los Mets, junto con Tom Seaver, entronizado en 1992. "Él no pudo cumplir este sueño por las realidades de la vida. La fe de mi padre en mí solía ser más grande que la mía, y es el factor más importante por el que me exaltan al Salón de la Fama. Gracias, papá. Lo hicimos. La carrera ha concluido".

Se le eligió 12 veces para el Juego de Estrellas, en una carrera que incluyó 10 Bates de Plata. En cuatro ocasiones figuró entre los cinco peloteros con más votos para el Jugador Más Valioso.

Quizás lo más impresionante en la trayectoria de Piazza es que cumplió seis temporadas con al menos 30 jonrones, 100 remolcadas y promedio de .300. Todos los demás receptores en la historia del béisbol han tenido nueve campañas con esos números en forma combinada.

Publicado en Noticias Generales
Viernes, 22 Julio 2016 17:18

Obama: "Vamos Reales"

Foto: MLB

WASHINGTON -- En uno de los salones principales de la Casa Blanca, el grito de "Vamos Reales" se escuchó mientras los jugadores, coaches y directivos subieron al podio el jueves para ser reconocidos por su título de la Serie Mundial en 2015.

La llegada al recinto presidencial fue la culminación de 10 años de labor para el gerente general Dayton Moore y el propietario del club David Glass, quienes lograron resucitar a una franquicia que había perdido el espíritu ganador por casi tres décadas.

La emoción alcanzó su máximo nivel cuando el presidente estadounidense, Barack Obama, nombró a cada uno de los integrantes de los Reales frente a un concurrido grupo de fanáticos y seguidores.

"En este juego casi no tenemos tiempo para reflexionar", declaró Moore. "Pero este es un momento para reflexionar sobre nuestros logros como equipo. Esto es especial.

"Conocer al presidente es algo bien especial. Es un gran honor. Y también es un honor estar aquí representando a una gran ciudad como lo es Kansas City".

Uno de los más emocionados al escuchar el grito de "Vamos Reales" fue el primera base Eric Hosmer.

"Cuando lo escuché fue así como, 'Finalmente lo logramos'", expresó Hosmer. "Haber sido parte de esto fue increíble".

La mayor parte de los jugadores del equipo campeón del año pasado estuvieron presentes, junto a Moore, Glass, el presidente del equipo Dan Glass, el alto vice presidente Kevin Uhlich, el manager Ned Yost, el Salón de la Fama George Brett, el inmortal de los Reales Frank White y el alcalde de Kansas City Sly James.

Publicado en Noticias Generales

Foto: MLB

COOPERSTOWN, Nueva York - Mucho se ha comentado sobre los diferentes caminos que tomaron Ken Griffey Jr. y Mike Piazza hacia Cooperstown, donde ambos serán exaltados al Salón de la Fama el domingo por la tarde.

El dúo hace historia este año por los lugares en que fueron elegidos en el draft amateur al final de la década de los 80. Griffey representa la selección más alta en la historia que termina siendo un inmortal del béisbol, a la vez que Piazza es el jugador que más tuvo que esperar en dicho proceso para ser elegido por un equipo y finalmente terminar en Cooperstown.

Griffey fue el primer prospecto seleccionado en el draft entero de 1987, por los Marineros. Al año siguiente, Piazza fue el jugador número 1,390 seleccionado en dicho proceso, en la 62da ronda por los Dodgers.

Ambos estelares de la década de los 90 y la primera parte del presente milenio tuvieron lazos familiares en el béisbol.

Por supuesto, el padre de Griffey Jr., Ken Griffey padre, tuvo una carrera bastante sólida de 19 años en las Mayores, en la que formó parte de la Gran Maquinaria Roja en Cincinnati que ganó las Series Mundiales de 1975 y 1976. Griffey hijo se pasó bastante tiempo de su niñez en los predios del antiguo Riverfront Stadium, donde los hijos de figuras como Pete Rose (Petey), el cubano y Salón de la Fama Tany Pérez (Eduardo) y el dominicano Pedro Borbón (Pedro hijo) decían presentes en el clubhouse de los Rojos-pero solamente cuando el equipo ganaba, según la regla impuesta por el manager Sparky Anderson (también exaltado a Cooperstown después de su trayectoria en la cueva).

El pedigrí de Griffey Jr. jamás se cuestionó y su talento en el diamante de béisbol superó el de su padre, con quien llegó a jugar al principio de su carrera en Seattle y pudo hacer historia al dar jonrones consecutivos ambos en un partido el 14 de septiembre de 1990.

Después de una brillante carrera de 630 jonrones, 1,836 empujadas, OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .907, un total de cuatro títulos de cuadrangulares de la Liga Americana, 10 Guantes de Oro, siete Bates de Plata, un Premio al Jugador Más Valioso del Joven Circuito y 13 convocaciones al Juego de Estrellas, Griffey Jr. fue elegido al Salón con un apoyo récord del 99.3% de los votos de parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

Griffey Jr., elegido en su primera oportunidad en la boleta, será el primer jugador exaltado con una gorra de los Marineros, equipo con el que más brilló de 1989 a 1999. También se destacó con los Rojos desde el 2000, antes de vestir el uniforme de los Medias Blancas y finalizar su carrera de vuelta en Seattle.

PIAZZA, OPORTUNIDAD Y LUEGO MUCHO TRABAJO
Un vínculo familiar también fue parte de los inicios de Piazza en el béisbol profesional, pero de una manera totalmente distinta a la de Griffey Jr., quien fue elegido en el draft por el mérito de su talento-con todo y su apellido sonoro.

Como adolescente, Piazza no llamó mucho la atención como primera base ni en la escuela secundaria ni en el junior college. Sin embargo, el padre de Piazza, Vince, era amigo de la infancia del entonces manager de los Dodgers, Tom Lasorda, quien convenció a la organización a seleccionar al joven en aquella 62da ronda.

"Fui afortunado de que Tommy estuviera ahí para por lo menos ayudarme a abrir esa puerta", dijo Piazza en una llamada por conferencia organizada por el Salón de la Fama hace una semana.

Es muy poco probable que Piazza hubiera recibido tal oportunidad sin ese favor de Lasorda. Pero Piazza puso de su parte, convirtiéndose en receptor en la academia de los Dodgers en la República Dominicana, Campo Las Palmas. Allí hizo lo necesario para luego enseñar lo que traía como receptor en liga menor.

"Cuando hice la transición de un primera base lento a un cátcher lento pero que bateaba, aumentaron mis oportunidades", comentó el nuevo inmortal, quien también brilló en la Liga Mexicana del Pacífico con promedio de .330 y 16 jonrones por las Aguilas de Mexicali en la temporada 1991-92.

Como dice el dicho, el resto es historia. En una carrera de 16 años en Grandes Ligas, Piazza puso una marca de las Mayores con 396 jonrones como receptor, rumbo a 427 bambinazos en total. Empujó 1,335 carreras y terminó con OPS de .922 por los Dodgers, Marlins (sólo cinco juegos), Mets, Padres y Atléticos. Fue Novato del Año de la Liga Nacional en 1993, el inicio de una trayectoria que incluyó 10 Bates de Plata y 12 Juegos de Estrellas.

Piazza jamás fue candidato a ganar un Guante de Oro como receptor, sobre todo por su falta corredores atrapados en intentos de robo en la segunda. Pero con las nuevas métricas defensivas, la historia ha tratado un poco mejor a Piazza en torno a su forma de bloquear los pitcheos por el suelo y "cuadrar" los lanzamientos para que sean cantados strikes.

En su cuarta oportunidad en la boleta, Piazza fue elegido en esta ocasión con el 83% de los votos (el mínimo para ser exaltado es un 75%).

Piazza ingresará a Cooperstown como integrante de los Mets, siendo el segundo en la historia del equipo de Queens en hacerlo. El primero fue Tom Seaver en 1992. 

Publicado en Noticias Generales
Miércoles, 20 Julio 2016 20:09

Venezolano Juan Graterol: "Estoy en shock”

Foto: The Orange County Register

 

Caracas.- Juan Graterol esperó 11 temporadas para subir a las Grandes Ligas. Su aspiración no era diferente a la de cualquier otro pelotero que inicia una carrera como profesional, pero cuando se uniformó el martes en el Angel Stadim de Anaheim, ni si quiera podía creer lo que le estaba pasando.

“Se siente grandioso, increíble”, dijo Graterol a The Orange County Register. “Estoy en shock”.

Los Ángeles colocaron en lista de lesionados de 15 días al receptor Geovany Soto por una molestia en la rodilla izquierda. El boricua apenas había regresado al terreno el 8 de julio, tras someterse a una operación en la rodilla derecha.

El percance abrió la posibilidad de subir a Graterol, de 27 años de edad, que estaba en medio de una de sus mejores temporadas ofensivas en su carrera. En 46 juegos para el Salt Lake, ligaba .292/.331/.357, con un jonrón y 19 remolcadas.

El receptor novato se encontraba con su equipo en Iowa cuando le dieron la noticia de su ascenso al mediodía del lunes y tuvo que viajar unos 2.300 kilómetros hasta Anaheim. Llegó al estadio en el segundo inning del encuentro contra los Rangers de Texas, de acuerdo con el reporte de The Orange County Register, y el martes se quedó en el banco, mientras Jett Bandy asumía por segundo día seguido la titularidad de la posición.

Uno de los primeros en recibirlo fue Gregorio Petit y ambos se confundieron en un abrazo, un momento que varios fotógrafos registraron en sus cámaras. Además del infielder, los Ángeles tienen en su nómina a los venezolanos José Álvarez, Jhoulys Chacín y Deolis Guerra.

Hasta ahora, el manager Mike Scioscia no ha anunciado cuánto tiempo de juego le dará al maracayero, que durante su estadía en las Mayores estará acompañado de su esposa e hija, que esperaban verlo debutar anoche.

“Espero poder jugar (frente a su familia)”, señaló. “Sino, solo esperaré mi momento”.

Graterol fue reclutado originalmente por Kansas City a los 16 años de edad, en el proceso del 2 de julio de 2005, gracias a la recomendación del scout Juan Carlos Indriago. El joven tenía potencial y se desarrolló como una eficiente catcher defensivo, pero dos años después de su firma apareció Salvador Pérez, que se convirtió en el mejor prospecto de la posición en las granjas de los Reales. Graterol, igual que otros jóvenes en la posición como Wil Myers, que posteriormente fue mudado a los jardines, y Lucas May, quedaron a la saga de Pérez y, eventualmente salieron de Kansas City.

Al final de la temporada de 2014, Graterol firmó como agente libre con los Yanquis, organización en la que el actual gerente general de los Ángeles, Billy Eppler, fungía como asistente a la gerencia neoyorquina, y durante el receso de temporada de 2015, Eppler se lo llevó a Anaheim para darle profundidad a la posición en sus filiales y le extendió una invitación a los entrenamientos de primavera.

El movimiento tuvo sus frutos esta semana. El equipo se decidió por Graterol en lugar de traer de vuelta a Carlos Pérez, el titular en las últimas dos campañas, que fue enviado al Salt Lake a trabajar en su ofensiva, el jueves de la semana pasada. El piloto Scioscia quiere que siga ganando confianza en Ligas Menores, al menos por ahora.

Todas esas circunstancias convergieron para que Graterol recibiera la promoción. Antes del Juego de Estrellas, los únicos jugadores que se habían mantenido en el roster activo del Salt Lake desde el Día Inaugural de la Liga de Costa del Pacífico eran el pitcher Nate Smith, Graterol y el outfielder Quintin Berry.

“Quiero seguir haciendo mi trabajo. Sin importar lo que pase”, destacó Graterol.

Cuando debute, será el séptimo venezolano que se estrena este año en las Grandes Ligas, después de William Cuevas (Boston), Albert Suárez (San Francisco), Edubray Ramos (Filadelfia), Wilfredo Boscán (Pittsburgh), Willson Contreras (Cachorros de Chicago) y Omar Narváez (Medias Blancas).

Graterol es reserva de las Águilas del Zulia en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

Publicado en League News

Parte del equipo que estuvo en el pasado Clásico Mundial de Béisbol (Foto FE) 

Caracas.- Omar Enrique Vizquel analizó la conformación de la plantilla de Venezuela que estará sumando en el Clásico Mundial de Beisbol que se efectuará el próximo año.

El coach de los Tigres de Detroit en una entrevista con Líder manifestó que estará en noviembre en su país natal para reunirse con los coaches y ver de cerca al talento que se hará presente en la LVBP.

“Afortunadamente el roster va ser expandido a 28 y creo que hasta enero puedes cambiar peloteros. Estaré en noviembre y diciembre en Venezuela para ver qué jugadores podemos llevar porque quizás tengamos peloteros que no le van a dar permiso o que para esa fecha van a estar lesionados”, manifestó Vizquel.

El ganador de 11 Guantes de Oro explicó el trabajo que hace actualmente como seleccionador nacional.

“Ahorita lo que estamos es scouteando a los peloteros, los regulares todo el mundo los conoce. Pero en estos momentos tenemos a otros que están sobresaliendo como los lanzadores Junior Guerra y Jeanmar Gómez. Mi idea es no llevar a los peloteros que están en proceso de recuperación”.

Vizquel para ampliar su idea citó el caso de dos estrellas criollas que se encuentran en proceso de rehabilitación.

“Un ejemplo es Sandoval que no ha cogido un bate desde principio de temporada y no sabemos en qué clase de condiciones está. Igual Félix Hernández, no sabemos en este momento cuáles son sus condiciones. Son peloteros con los que hay que tener cuidado. Los que arrastren molestias o dolores no creo que vayan a participar en el evento”, alertó.

Vizquel espera reunirse con Eduardo Pérez, coach de banca de Venezuela para el CMB del 30 de septiembre al 3 de octubre, cuando Atlanta finaliza la temporada regular con una serie en Detroit.

ALERTA CON LA RESERVA

Omar Vizquel explicó que debe escoger con cautela a los peloteros que tendrán un rol desde la banca.

“No es fácil que Alcides Escobar juegue seis innings y luego Elvis Andrus tres, no me gustaría hacerlo. Tengo que hablar con ellos porque no están acostumbrados a ser segundos. A diferencia de un Eduardo Escobar que sí puede venir desde la banca porque ya ha hecho eso con anterioridad”, explicó el piloto criollo.

Para el coach de los Tigres de Detroit en el proceso de conformación del roster tiene que haber un comunicación clara y sincera entre jugador-manager para que ambos cumplan con su rol sin mayor inconvenientes.

Publicado en Noticias Generales

Foto (LMP)

La sala de prensa de Chase Field sirvió como marco para la presentación del día de la Familia Hispana que se celebrará el próximo 17 de Septiembre, ese día, los Dbacks estarán recibiendo a los Dodgers de Los Ángeles. Durante la presentación estuvieron presentes el licenciado Omar Canizales presidente de la LMP, Marcos Ley presidente del consejo de administración del Club Tomateros de Culiacán, Víctor Cuevas presidente de los Mayos de Navojoa, Juan Aguirre gerente general de los Naranjeros de Hermosillo y Luis González Asistente especial del Presidente & CEO de los Dimondbacks de Arizona.

En su presentación, el Licenciado Omar Canizales comentó: "Estamos encantados de que podamos estar aquí, queremos que la gente hispana nos acompañe, que disfrute la Familia Hispana, que celebre como lo hacemos en nuestro país". Además resaltó el crecimiento de la afición en cada una de las plazas, así como la mejora continua en la infraestructura de los equipos, lo cual es para darles un mejor confort a los aficionados en México.

Por su parte Luis González, pelotero emblemático de los DBacks señaló: "Para los DBacks será un gran honor recibirlos, tenerlos aquí para celebrar la Familia Hispana, se de la importancia de jugar en LMP porque estuve con los Potros de Tijuana, fuimos campeones y estuvimos en la Serie del Caribe en Miami. Nosotros estamos abriendo las puertas para conseguir los jugadores mexicanos, sabemos que hay jugadores de calidad y además buscamos conseguir fanáticos mexicanos".

Con respecto a lo que la LMP y sus 8 equipos presentarán en el Chase Field, Canizales Soto señaló: "Vamos a montar stands para los ocho equipos y la liga, van a venir las mascotas, los DBacks nos ayudarán con la música mexicana y será una gran fiesta, la idea es simular que estás en un estadio de la LMP".

Al respecto, González señaló: "Ese día, es para que los fanáticos que no conocen el ambiente mexicano, vean algo diferente, que sepan cómo es el ambiente en México, por gente que conozco, sé que hay mucha expectación por vivirlo".

El presidente de los Mayos de Navojoa, Víctor Cuevas resaltó la importancia de acercarse a los DBacks: "Creo que es muy importante la comunicación entre los equipos de la LMP y los DBacks, los fanáticos de México vienen muy seguido a esta zona de los Estados Unidos".

Por su parte, Marcos Ley apuntó: "Es muy importante esta relación porque nos da más presencia llevando jugadores a nuestros equipos, creo que es una relación que debemos fomentar". Con respecto a la Serie del Caribe apuntó: "Estamos tratando de realizar una Serie del Caribe como nunca, estamos haciendo muchos esfuerzos, dedicando mucho tiempo, hay mucha gente dedicada a la organización, creo que vamos a organizar una gran serie del caribe y por supuesto queremos ganar".

Finalmente, el gerente general de los Naranjeros de Hermosillo señaló que "Naranjeros siempre ha sido una organización que ha sido primera en todo, creamos a Beto Coyote, eso es parte del éxito, aquí va a estar en este evento y en la Fiesta Mexicana". La fiesta de la Herencia Hispana se celebrará en el Chase Field el próximo 17 de septiembre.

Publicado en League News

Foto (FE) 

El puertoplateño hizo su debut con los Indios de Cleveland y se convirtió en el dominicano 672 en la historia

SANTO DOMINGO -- El puertoplateño Erik González cumplió la primera parte del sueño de todo joven jugador de beisbol que firma al profesionalismo: llegar a las Grandes Ligas.

González se convirtió el sábado pasado en el pelotero dominicano 672 en la historia de las Mayores al debutar con los Indios de Cleveland como bateador emergente en la octava entrada del partido contra los Mellizos de Minnesota, en el Target Field.

“En la caja de bateo, sentía mucha adrenalina por la emoción de estar en Grandes Ligas”, narró González en exclusiva para Prensa Escogido.

El estelar torpedero de los Leones del Escogido fue llamado por el dirigente Terry Francona para batear en lugar de Tyler Naquin con dos outs y un corredor en la primera base con el encuentro empatado a cuatro carreras.

González se ponchó en su primer turno de Grandes Ligas con cinco lanzamientos de parte de su compatriota zurdo Fernando Abad. Permaneció en el partido como defensor del jardín derecho.

Su llamada de su ascenso se produjo el pasado jueves por la noche, luego de una destacada participación con jonrón en el Juego de Estrellas de Triple A, donde esta temporada con los Clippers de Columbus, bateaba para .296 con seis jonrones, 39 remolcadas, 46 anotadas, 22 dobles y nueve robos en 81 partidos.

Ahora la segunda meta del versátil jugador de 24 años es ganarse la confianza de su dirigente para establecerse en las Mayores y jugar todos los días con los Indios aun sea en un rol de utility.

“Voy a aportar en todo lo que el equipo me necesite. Estamos en primer lugar y aquí estaré para jugar buena defensa, correr como emergente y batear”, expresó González, quien es un producto de la organización de Cleveland y segundo pick del Escogido en el sorteo de novatos de 2013.

Es el primer jugador escogidista que debuta en las Mayores este año y el decimocuarto en total del país. 

Publicado en League News

Foto (FE)

NUEVA YORK -- El viernes por la noche, Carlos Beltrán se unió a Mickey Mantle, Eddie Murray y Chipper Jones como uno de apenas cuatro bateadores ambidextros con 1,500 carreras remolcadas a nivel de Grandes Ligas.

El boricua alcanzó la cifra redonda al producir dos carreras con un sencillo en el sexto inning en la derrota de los Yankees por 5-3 a manos de los Medias Rojas en el Bronx.

Este año, Beltrán también se unió a Mantle, Murray y Jones como el cuarto bateador ambidextro que suma 400 jonrones como ligamayorista -- grupo al que su compañero de equipo, el inicialista Mark Teixeira, luego se integró. Este año, Beltrán también se convirtió en el cuarto bateador ambidextro que llega a los 1,000 extrabases de por vida.

Además, Beltrán, de 39 años, alcanzó los 2,500 hits como ligamayorista esta temporada y se convirtió en apenas el quinto jugador en la historia de Grandes Ligas que suma 500 dobles, 400 bambinazos y 300 bases robadas en su carrera, junto con Alex Rodríguez, Barry Bonds, Andrew Dawson y Willie Mays

Publicado en League News

Foto AP

(AP) HOUSTON -- El gerente general de Houston, Jeff Luhnow, recuerda la primera vez que vio jugar a Yulieski Gurriel hace una década en un torneo en Amsterdam.

Entonces lo imaginó jugando en las Grandes Ligas, y ese sueño se convirtió en realidad el sábado, cuando el agente libre cubano firmó un contrato por cinco años y 47,5 millones de dólares con los Astros.

"Poder traerlo en el mejor momento de su carrera... es algo tremendo para nosotros", dijo Luhnow. "Probablemente es el día más emocionante desde que estoy aquí, excepto por el triunfo del wild card contra los Yankees".

Un sonriente Gurriel fue presentado oficialmente a la prensa, sentado al lado de Luhnow detrás de una mesa cubierta con las banderas de Estados Unidos y Cuba. El infielder se abotonó lentamente su nueva camiseta, sin dejar de sonreír.

"No tengo palabras para describir este momento", dijo.

Gurriel era uno de los agentes libres internacionales más cotizados desde que se fue de Cuba en febrero mientras competía en la Serie del Caribe en la República Dominicana. El toletero de 32 años fue declarado agente libre el mes pasado.

Gurriel dijo que hubo momentos en los que llegó a duda si jugaría en las mayores.

"Siempre tuve la esperanza de jugar en Estados Unidos", señaló. "Pero siempre parecía algo muy lejano... toda la vida soñé con estar aquí y jugar con peloteros de Grandes Ligas".

Los Astros dijeron que gestionan la visa de trabajo de Gurriel. Después, el cubano irá a las menores para prepararse para enfrentar pitcheo de Grandes Ligas por primera vez en su carrera. Por ahora, se irá al centro de entrenamiento de pretemporada del equipo en Florida.

Aunque no hay un plazo para su debut en las mayores, Luhnow está seguro que será esta temporada.

"Sin duda", dijo. "Uno de los motivos por el que trabajamos tan duro para concretar el acuerdo lo más rápido posible era que Yuli quiere formar parte de la puja por los playoffs este año".

Los Astros enderezaron el bote después de un mal comienzo de temporada, y antes de los partidos del sábado estaban a cuatro juegos y medio del líder Texas en la División Oeste de la Liga Americana, y a un puesto del segundo boleto de wild card.

Gurriel, quien participó con Cuba en los Juegos Olímpicos de 2004 y 2008, puede jugar como antesalista, segunda base y campocorto. Luhnow indicó que después determinarán cuál será su posición principal.

En 15 temporadas en el béisbol cubano, bateó .335 con 250 jonrones y 1.018 remolcadas. La campaña pasada, bateó .500, con 15 cuadrangulares y 51 impulsadas en 49 partidos con Industriales.

"Creo que él era la estrella cubana que todos esperaban que estuviese disponible para los equipos de las mayores", dijo Luhnow. "Tiene una combinación de producción al bate bastante impresionante, con poder, velocidad y promedio, y la capacidad para recibir boletos y evitar ponches, todos los elementos claves para ser exitoso en las mayores".

"Es un pelotero de cinco herramientas con 15 años de un éxito increíble a nivel internacional... se trata de la combinación que uno quisiera si fuese a diseñar un pelotero", agregó.

Aunque será un novato de 32 años, los Astros esperan que Gurriel ejerza un papel de líder veterano en un camerino que incluye a varias estrellas jóvenes latinas, entre ellas el torpedero puertorriqueño Carlos Correa.

"Su personalidad es exactamente la que buscas para un jugador en tu equipo", dijo Luhnow.

El equipo no dio detalles económicos del acuerdo.

Publicado en Noticias Generales
Página 1 de 19

CBPC EN LINEA

SOBRE LA CBPC